¡Despertemos! El talento está afuera – Columna Excelencia Sin Fronteras El Mercurio

/, Noticias/¡Despertemos! El talento está afuera – Columna Excelencia Sin Fronteras El Mercurio

¡Despertemos! El talento está afuera – Columna Excelencia Sin Fronteras El Mercurio

¿Cuánta gente talentosa trabaja para su empresa? No importa, los que están fuera de ella son más, infinitamente más. Hace unos meses, la luz del check-engine de mi auto se encendió. Fui a dos talleres en Temuco para develar el desperfecto, pero la respuesta fue la misma: “No podemos hacerlo”.Con poca esperanza acudí a un establecimiento alternativo, donde dos jóvenes calentaban sus manos en una fogata improvisada sobre una vieja llanta de vehículo. Uno de ellos resultó ser un estudiante de ingeniería, quien conectó su iPad a mi auto y, con un software descargado gratuitamente, diagnosticó: “Sensor de oxígeno a la salida del catalítico”. “¿Cómo lo vas a reparar?”, le pregunté. “No se preocupe, estoy en un foro de internet. Venga a las 10, mañana”, replicó. Su seguridad me convenció. Al otro día, mi automóvil estaba ahí, impecablemente reparado, por $35 mil.

Esta historia muestra la profunda transformación en el mundo laboral. ¿Somos conscientes sobre cuál es el actual escenario y qué es lo que necesitan nuestras empresas para proyectarse en él? Tengo mis dudas. Muchas de las empresas de la antigua economía –como los dos talleres a los que concurrí– siguen pensando que sus activos, prestigio y capacidades les permitirán enfrentar la creciente diversidad y complejidad de problemas a los que se enfrentan. Sin embargo, cuando este conjunto de atributos no dialoga con el volátil presente, simplemente no atienden el problema y, al ser desafiadas, pronto se verán superadas por aquellos competidores –o sustitutos– que son capaces de proveer las soluciones en un tiempo récord, con bajos costos y buena atención. Los nuevos inquilinos del mundo técnico-tecnológico han adquirido habilidades adaptativas que deben ser consideradas e incorporadas a la forma de operar, pensar y hacer de las altas planas ejecutivas de empresas e instituciones; muchas de ellas acostumbradas a funcionar en un mundo con mapas antiguos, que ponen en riesgo su sostenibilidad y abren espacio a nuevos competidores.

Por otro lado, las universidades tienen el deber de preparar a los jóvenes profesionales con capacidades adaptativas, algo que en la Universidad de La Frontera ya estamos haciendo, al incorporar nuevas formas de enseñanza.Sabemos que no podemos sentar a nuestros estudiantes frente a un profesor que les transmita el conocimiento verticalmente sobre cómo funciona el mundo. Por más esfuerzo que hagamos, se aburrirán y lo encontrarán inútil, ya que todo eso está en su teléfono. Además, no les aportará las cualidades que en el futuro se requerirán en el mercado del trabajo 4.0. Como profesores debemos desafiarlos, enfrentarlos a dificultades y prepararlos para cuestionar verdades.

Esta nueva fuerza laboral se ha desarrollado junto a los cambios tecnológicos y sociales. La naturaleza no se equivoca y los ha perfilado para este momento, por ello, como casas de estudios superiores, nuestra real misión está en potenciarlos. Mientras, el mayor problema lo tenemos nosotros, los mayores, quienes dirigimos las instituciones y empresas que hoy son exitosas, pero que aún no sabemos aprovechar todo el potencial de una generación que nació para trabajar distribuida y colaborativamente. ¡Despertemos!

Original en El Mercurio

Descargar PDF Original REPORTAJE-EMOL

By | 2017-08-03T13:37:48+00:00 2 mayo , 2017|Categories: IDEAlab, Noticias|1 Comment

About the Author:

One Comment

  1. Aquiles 4 mayo, 2017 at 4:45 am - Reply

    Mis saludos y felicitaciones Carlos, entre más entiendan para dónde va la micro mejor

Leave A Comment