EL BIG BANG DE LA FRONTERA

@MPazOyarzún, 22 oct 2015

Día frío y un sol que alumbra y se guarda muy bien de enviar algo de calor a estas latitudes. Me encuentro en el edificio del Departamento de Ciencias Físicas de la Universidad de La Frontera junto con el Doctor Fabián TorresEl investigador llegó a la Universidad el 2010, alentado por el Director del Departamento, el Dr. Asticio Vargas, y hoy es profesor Asociado del Departamento.

Mientras nos tomamos una taza de café en mug con fórmulas físicas pintadas, Torres me cuenta del proyecto en el cual trabaja actualmente con el Dr. Vargas, sobre las propiedades de polarimetría de la luz y la calibración de pinzas ópticas. Las pinza óptica es un instrumento de micromanipulación que se usa en la investigación médica y biológica desde fines de los 80’ y consiste en el uso de las cualidades eléctricas de la luz para atrapar, cortar y manipular objetos de tamaño microscópico. También se usan para medir la fuerza que debe ejercer el objeto para liberarse de la pinza, muy útil para medir por ejemplo el vigor de un espermatozoide. El proyecto de Asticio y Torres tiene como objetivo calibrar el instrumento para usar dos pinzas en forma simultánea, lo que permitiría por ejemplo medir las fuerzas de atracción o repulsión entre ovario y espermatozoides.

Entre sus planes a futuro, me cuenta sobre un proyecto al cual planea postular. Con algo de temor, le pregunto por el título y me responde : “un interferómetro monolítico ultraestable”. Mi temor se confirma; bien lo podría haber dicho en ruso. Se ríe y se explaya sobre los experimentos de Michelson y la interferencia de las ondas de luz. Los interferómetros se emplean en diversos campos de la ciencia para hacer mediciones precisas. El instrumento se compone de partes móviles que deben permanecer en posición estable entre sí en un rango de distancias que no sobrepasan el grosor de un pelo y son muy susceptibles de ser descalibrados con cualquier movimiento. Su idea es fabricar y patentar un instrumento sin partes móviles, de manera que su manipulación sea más simple.

No ha sido fácil equipar los laboratorios, los instrumentos son costosos y deben encargarlos al extranjero, lo que supone un tiempo considerable. Dice que es duro hacer ciencia lejos de Santiago, por eso sabía que venirse a una universidad de región era una aventura un poco arriesgada. Pero está contento, sabe que la apuesta es a largo plazo “gracias a la investigación de punta que se hace acá, un estudiante de la Ufro puede ir a cualquier universidad de Santiago o de Europa y trabajar a la par, sin ningún problema”.

Fabián tiene la capacidad de explicar en simple conceptos complicados para el no versado. Y más aún, lo hace de una forma tal, que su interlocutor no se siente intimidado por su propia ignorancia. Dan ganas de hacerle muchas preguntas (como por ejemplo: sobre este concepto de la física cuántica tan malentendido).  Es el encargado de extensión del Departamento de Ciencias Física y es claro que este cargo le queda como anillo al dedo.

Lo ayuda en esto la Doctora Fabiola Arévalo, investigadora postdoctoral del mismo departamento. “Con Fabiola tenemos claro que una sociedad que aprecie la ciencia es una mejor sociedad”, asevera, y  recuerda un estudio que arrojó que Santiago de Chile es la capital que menos importancia da a la ciencia: un 0%.

Una sociedad que aprecie la ciencia es una mejor sociedad.

Cuando comenzaron a trabajar, los investigadores se percataron de que la extensión principalmente consistía en académicos presentando casi las mismas charlas que dictaban en congresos, con títulos duros y lejanos que la gente no comprendía. Por eso quisieron cambiar esta mirada preparando material exclusivo para la difusión.

Así nació el Ciclo de Charlas Física en La Frontera con charlas, abiertas, coloquiales y amenas, dictadas por investigadores del mismo departamento. Fueron financiadas en primera instancia por el Departamento de Ciencias Físicas y luego por la Dirección de Extensión y Formación Continua. Títulos atrayentes y curiosos como La física de Futurama o La física del fútbol fueron un éxito y lograron una asistencia considerable y variopinta, desde estudiantes universitarios hasta padres con sus hijos.

Le pregunto que receta le daría a sus colegas para enriquecer la difusión científica y me dice que es importante hacerse la pregunta “¿de qué forma podemos hacer que la gente valore más lo que hacemos en el contexto en el que nos movemos?”.  No es necesario que las personas entiendan la física cuántica, pero sí que aprecien por qué se hace y para qué les sirve.

El jazz sigue sonando y se escuchan risas en alguna parte, “siempre estamos bromeando y en general hay bastante humor por aquí” me cuenta. No puedo evitar preguntarle qué tan cerca de la realidad están los personajes de la serie The Big Bang Theory. Se ríe. “Es bastante cercana”, ahí está Sheldon, el físico teórico, al cual le basta una pizarra y un lápiz; Rush el astrofísico; Howard, el ingeniero denostado por sus compañeros, que es quien hace lo concreto; y Leonard, el físico experimental, que requiere mesas ópticas y mucho equipo y… bueno, reconoce que es quien mejor lo representa.

Nos dirigimos a los laboratorios, donde veo al fin cómo funciona la pinza óptica atrapando una partícula. “Es entretenido, al menos uno aquí siempre puede mostrar cosas bonitas”, se ríe, y me muestra el difractor de luz que fabrica un bonito arco iris en la pared.

Créditos Foto: @nuria Villa en flickr.com

By |2017-03-01T11:29:41+00:00octubre 22nd, 2015|Categories: IDEAlab|Tags: , , |0 Comments

Casos de éxito!

Yogurtera

Swarm Technologies

Intranet

Contáctanos

Francisco Salazar 01145

Phone: +452 596656